Ese aeropuerto, el Rafael Núñez, empezará a operar para destinos internacionales desde el 19 de septiembre, pues allí precisamente se pondrá en marcha la primera fase de reactivación gradual para el transporte aéreo en Colombia.

Dos días después, el 21 de septiembre, entrarán en operación tres aeropuertos más: el Alfonso Bonilla Aragón (Valle del Cauca), El Dorado (Bogotá) y el José María Córdova (en Rionegro, Antioquia), según explicó la ministra Orozco en el programa diario del presidente Iván Duque.

La funcionaria anunció que la reactivación aérea incluye siete destinos a países como Estados Unidos, México, República Dominicana, Brasil, Ecuador, Bolivia y Guatemala, y que hay otras rutas que se están evaluando de acuerdo a la “capacidad de operación de los aeropuertos, la apertura de otros países y el interés comercial de las aerolíneas”.

A este anuncio se sumó el ministro de Salud, Fernando Ruiz, que explicó en detalle los protocolos de bioseguridad para viajeros y dijo que son “más complejos” que los establecidos para vuelos nacionales.

Ruiz dijo, en el mismo espacio televisivo, que lo primero para tener en cuenta es que los pasajeros deberán portar su tapabocas desde que ingresan a la terminal hasta que llegan a su destino, y que deberán estar como máximo “tres horas antes de partir hacia su país de destino, para que no haya congestión y la gente fluya”.

“Todos los pasajeros deben diligenciar, antes del chek-in, un formulario que es de tipo migratorio”, y que encuentran disponible en la página web de Migración Colombia, explicó Ruiz.

El funcionario resaltó que cualquier persona que quiera ingresar a Colombia debe practicarse una prueba para COVID-19 PCR, y que si va a salir debe tener en cuenta los requerimientos que exigen en el país al que se dirige.

En el video del anuncio de la reapertura de aeropuertos (que está abriendo esta nota) encuentra los protocolos en detalle, pues también está restringido el uso de baños en vuelos de menos de dos horas de duración, así como que la tripulación no podrá ofrecer alimentación en esos trayectos.