Así lo afirmó Marcelo Cataldo, presidente de Tigo, que denunció que Avantel no ha pagado las últimas facturas por el uso del Roaming Automático Nacional (RAN).

“Anoche a las 12 a.m. desconectamos a Avantel de los servicios de voz móvil”, señaló Cataldo, citado por La República. Según dice, la desconexión del servicio se da luego de realizar un proceso ante la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC).

Esta entidad, describe ese mismo diario, le pidió a Tigo “avisarles y darles 15 días para que Avantel pudiera avisar a sus usuarios, así como hacer un plan”.

Así mismo, La República describe que la cuenta con Tigo es de 26.000 millones de pesos. Sin embargo, teniendo en cuenta el vencimiento de algunas facturas, la deuda podría llegar a 37.000 millones.

El conflicto entre Avantel y los demás operadores no es nuevo. Según describe el portal Valora Analitik, esta compañía exige tener la figura de operador entrante en el mercado y así recibir mejores tarifas.

Avantel, además, asegura que no hay discusión sobre tarifas y aboga para que se aplique la legislación en Colombia en torno a los costos establecidos para el pago de los servicios que presta Tigo.

La compañía afectada, además, emitió un comunicado en el que rechaza la decisión “unilateral de Tigo de interrumpir el servicio de voz como proveedor de roaming automático nacional, afectando indiscriminadamente a aproximadamente un 10% de los usuarios de Avantel en Colombia”.

Así mismo, explica el documento que con esta decisión de Tigo se afectan cerca de 150.000 usuarios de Avantel, “primando sus intereses económicos sobre el bienestar de los colombianos”.

Avantel también dice que ya tenía adelantado un plan para que más del 90 % de sus usuarios no se vean afectados con la decisión de Tigo y puedan acceder al servicio de voz.

“La compañía les ofrecerá, de manera gratuita, WhatsApp gratis en todas las redes a los afectados durante una semana, para que puedan realizar llamadas ilimitadas vía WhatsApp. La medida inicia el 3 de octubre y será habilitada a través de los diferentes canales de comunicación de la compañía”, señala el comunicado.

Además, niega que haya una deuda vencida con Tigo y explica que se trata de una disputa comercial entre operadores relacionada con la norma aplicable para calcular la tarifa de RAN (Roaming Automático Nacional), dicha disputa no está en firme. “Actualmente el proceso se encuentra en revisión por parte de las entidades competentes”, agrega Avantel.

Finalmente, hace un llamado a las autoridades para que se garanticen los derechos de los consumidores que están siendo afectados con la decisión de Tigo.