Por eso mismo, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) les llegó de sorpresa a las principales cadenas de droguerías para que llenaran un cuestionaron, que tenían plazo de entregar hasta este viernes, informó la Agencia de Periodismo Investigativo (API).

En ese cuestionario, según API, las farmacias debieron responder si tienen tapabocas y geles antibacteriales en sus comercios, qué referencias de esos productos venden, entregar un registro de la entrada y salida de los elementos en los últimos 6 meses, el histórico de precios durante ese mismo periodo, decir en qué puntos de venta hay disponibilidad de tapabocas y antibacteriales (si las hay) y reportar los pedidos que han hecho y las respuestas que recibieron de los proveedores.

De acuerdo con el medio, la SIC investiga si las droguerías acapararon esos productos para elevar el precio de los mismos cuando el coronavirus llegara a Colombia, como ya lo hizo.

Y es que luego de conocerse la llegada de esa epidemia al país, los precios de los tapabocas se triplicaron y, ahora, cobran casi 3.000 pesos por uno.

La decisión de la entidad se da luego de que el Invima comunicara que no existía un desabastecimiento de tapabocas en Colombia, y que —para el 5 de marzo de 2020—, había 3’337.185 unidades de tapabocas de fabricantes nacionales, 6’055.250 unidades importadas, para un total de 9’392.435 unidades.

“El director general, Julio César Aldana Bula, invita a todos los titulares de registros sanitarios de tapabocas a que fortalezcan sus procesos logísticos para asegurar la distribución equitativa en todas las regiones del país y a contemplar la posibilidad de aumentar su producción frente a la eventual llegada del COVID – 19”, señaló el instituto en su comunicado.

No obstante, las autoridades y expertos han recomendado que solo las personas enfermas deben usar los tapabocas. La mejor manera de prevenir un contagio del coronavirus (y de otras enfermedades) es lavarse las manos y evitar saludar de beso.