Lo ideal es que las cesantías que cada empleado deposita en su fondo de ahorro sean retiradas para la compra de vivienda o proyectos de educación. Sin embargo, ahora son uno de los soportes más usados para afrontar el fatídico estado de desempleo.

Con la situación actual de incremento constante del desempleo en Colombia, que en julio subió a 10,7 %, el presidente de Colfondos, Alain Foucrier, reseñó a La República que de los 6 billones de pesos en promedio que las empresas consignan de cesantías a comienzos de cada año para sus empleados en todo el sistema de fondos de pensión y ahorro, casi el 100 % de ese monto son retirados al terminar el periodo y, de ese porcentaje, el 50 % de los recursos son usados como ‘salvavidas’ para el desempleo. 

Por ello, actualmente, han disminuido las opciones de usar estos dineros para los anhelados sueños de casa propia o inversión para formación profesional propia o de los hijos, detalló el medio.

“El desempleo no preocupa y eso implica que hay menores recursos para el sistema de seguridad social y más personas que necesitan protección, es un mal indicio para el país”, dijo al medio el ejecutivo.

Según Foucrier, el aumento del 6 % en el salario mínimo para este año es una de las razones de más peso para que el desempleo haya subido, pues el porcentaje fue mayor al 3,18 % en el que cerró la inflación (costo de vida) en 2018.