A través de redes sociales, el establecimiento anunció el cierre de esta sede porque no logró llegar a un acuerdo con el arrendador.

“Hoy 1 de septiembre de 2020 con mucha nostalgia y tristeza les contamos que desafortunadamente no logramos un acuerdo con los dueños del local ubicado en la calle 93 y nos vemos obligados a despedirnos de nuestra querida vecindad sede Chicó”, asegura el comunicado emitido por el restaurante.

Ese punto en el norte de la ciudad funcionaba desde hace 8 años, tiempo en el que destacan que brindaron una experiencia memorable a todos sus clientes.

“Esperamos poder seguir contando con su apoyo y poder seguir atendiéndolos en nuestra sede Chapinero durante muchos más años con la pasión y amor que siempre lo hemos hecho. Gracias, gracias, gracias”, agrega la publicación de La Vecindad.

Este es uno más de los restaurantes que cierran en Bogotá por cuenta de la crisis. Varios de los propietarios afectados cuestionaron que, durante la pandemia, no recibieron ayudas del Gobierno ni del Distrito para salvar sus negocios.

Este negocio, además, no pudo participar en el piloto que realizan por estos días los restaurantes en la capital, que será inicialmente por 2 semanas y luego se extenderá hasta diciembre, dependiendo los resultados.

Dentro de esa estrategia entra el plan piloto “para restaurantes y gastrobares”, actividad programada para la primera semana de septiembre. Los locales de comidas no podrán funcionar en espacios cerrados con poca ventilación porque se convierten en focos de contagio.

Ante eso, la alcaldesa Claudia López explicó que así como se le quitó espacio a los carros para tener movilidad en bicicletas, se le va a quitar más para activar este sector:

“Vamos a cerrar y peatonalizar unas 100 calles de nuestra ciudad de jueves a domingo para que la gente pueda trabajar al aire libre, mejor ventilado, con otros protocolos de bioseguridad”, sentenció.

Esta es la publicación que hizo el restaurante La Vecindad anunciando el cierre de su sede en Chicó: