Entre las aplicaciones de domicilios que están involucradas en el proceso de la entidad también están Uber Eats, Ifood y Domicilios.com, empresas que durante la celebración del Día de la Madre registraron inconvenientes por la cantidad de pedidos que registraron al mismo tiempo, lo que ocasionó que sus plataformas colapsaran, todo por causa del confinamiento de los usuarios por la pandemia del coronavirus y la imposibilidad de salir a comprar productos en la calle.

En el primer paso de la investigación, de acuerdo con la Superintendencia de Industria y Comercio en un comunicado, se les pidió a las aplicaciones información sobre el número máximo de solicitudes de domicilios que tenían previstas recibir durante la jornada del pasado domingo 10 de mayo, así como el proceso de entrega, incluyendo tiempos.

“La forma como informaron en tiempo real a los consumidores las modificaciones de los tiempos de entrega prometidos, así como el procedimiento establecido para que los consumidores pudieran ejercer sus derechos de retracto y a la reversión del pago”, destacó la autoridad.

La superintendencia destacó que también les pidió a las compañías el soporte sobre el trámite que se les dio a todas las peticiones, quejas y reclamos hechos por los consumidores durante ese día, con el fin de evidenciar si se les violaron o no sus derechos.

La multa que se podrían ganar estas aplicaciones, en caso de que la entidad confirme que se les violaron los derechos a los consumidores con información engañosa o insuficiente, falta de calidad e idoneidad de bienes y servicios, desconocimiento de los derechos de retracto y reversión del pago u otra infracción, podría llegar hasta los 2.000 Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes (SMMLV), es decir, 1.755 millones de pesos, aproximadamente.

“Podrán imponerse multas hasta por 1.000 SMMLV en caso de no responderse en término y de manera completa el requerimiento realizado por esta autoridad”, añadió la Superintendencia de Industria y Comercio.