Esas personas “vulnerables” que no debe pagar el incremento del pasaje en Transmilenio son los que tienen subsidios, es decir, adultos mayores, discapacitados y aquellos que estén registrados en el Sisbén, indicó Ramírez en Blu Radio.

Eso indica, de acuerdo con lo que dijo el funcionario, que son cerca de 720.000 ciudadanos los que no tendrán un aumento en el pasaje, que, a partir de marzo, será de 2.500 para rutas de Transmilenio y de 2.300 en las del Sitp.

Además, los adultos mayores de 62 años tendrán un descuento de 350 pesos en, máximo, 30 viajes, por mes; mientras que para los que estén en la base de datos del Sisbén la rebaja será de 700 pesos, agregó el gerente en la entrevista.

El beneficio que se mantiene para todos los usuarios es que no se cobrará el transbordo entre buses zonales (es decir, entre los Sitp), confirmó Ramírez en la emisora, mientras que el transborde de Sitp hacía un articulado de Transmilenio seguirá siendo de 200 pesos.

Ramírez aseguró en el medio que con el incremento del pasaje se espera cubrir un hueco de “cerca de 800.000 millones de pesos” para que se pueda “seguir prestando el servicio y dar las mejoras” que se pretenden hacer en el sistema.