En medio de la emergencia mundial por la pandemia del COVID-19, la empresa explicó que espera tener los datos necesarios sobre sus efectos en las personas para finales de año; por esto, sus acciones subieron más de un 7 % en la Bolsa de Nueva York.

La farmacéutica, según CNBC, está aumentando su capacidad de fabricación en Estados Unidos y en otros países del mundo para producir más rápido esta potencial vacuna, ya que, de acuerdo con su presidente, Alex Gorsky, tienen “muy buenos indicadores previos” sobre el hecho de que la vacuna será “segura”.

De acuerdo con Gorsky, la empresa está trabajando sobre la “base de no lograr beneficios económicos”, aunque no dio detalles sobre cuánto podría ser su precio final de venta.

Los muertos por coronavirus superan ya los 2.000 en Estados Unidos, que ha registrado hasta el momento 2.467 fallecimientos, según los últimos datos de la Universidad de Johns Hopkins, lo que ubica al país con el mayor número de casos en el mundo.

EFE.