La situación de pobreza en Colombia fue revelada este jueves por el Dane, que sostuvo que el país experimentó un aumento en el índice de pobreza del 6,8 %, pasando de 35,7 % a 42,5 %: la peor cifra de los últimos 10 años, como resultado de la pandemia del coronavirus.

“Ese incremento es el más alto del cual se tiene historia en la medición de pobreza monetaria desde 1987”, dijo Juan Daniel Oviedo en Noticias Caracol. “Eso llevó que tuviéramos 21 millones de habitantes en el territorio nacional en situación de pobreza monetaria, un incremento de casi 3,6 millones, y fundamentalmente lo que estamos viendo es cómo Bogotá aporta 1’100.000 personas que ingresan a la situación de pobreza, correspondiente al 31,3 %”.

El funcionario explicó que la relación que hay entre la situación de pobreza y el comportamiento del mercado laboral permite decir que esas actividades económicas en donde las personas con menor nivel de formación tienen más oportunidades de trabajar (como el servicio doméstico, el comercio, reparación de vehículos, los restaurantes y los servicios personales), que a la vez fueron los más afectados por las restricciones de la pandemia, pueden estar detrás de este deterioro tan importante de la situación de pobreza en el país.

Oviedo detalló que pobreza monetaria es una situación en la cual una persona reside en un hogar al cual no le llegan los recursos suficientes para garantizar tanto la alimentación básica de 2.100 calorías diarias para cada uno de sus miembros, como otros gastos básicos como vivienda, servicios públicos y vestuario.

“Esas condiciones se estiman para cada una de las 23 principales ciudades del país, los pequeños municipios y la zona rural”, dijo, y para ilustrar su explicación, puso como ejemplo una familia en Bogotá conformada por padre, madre y dos hijos, y en la que el padre es el único que tiene un ingreso de 1’100.000 pesos mensuales.

En el promedio de Colombia, este hogar puede estar en situación de pobreza, porque el hombre mantiene con su sueldo a cuatro personas. “Eso significa que, si pensáramos que el sueldo se reparte por igual a cada uno de los miembros del hogar, a cada uno le corresponderían 275.000 pesos, y ese monto está por debajo de la línea de pobreza monetaria”, precisó Oviedo.

Esa línea dice que sin importar en el lugar donde usted viva, si a la hora de repartir los ingresos por igual a usted le corresponden más de 332.000 pesos, usted está por fuera de la situación de pobreza monetaria, aunque sigue siendo pobre.

(También puede leer: Gobierno afloja con la reforma tributaria: no habrá IVA del 19 % para servicios públicos)

Así que en el caso de la familia que el Dane pone como ejemplo, el papá se gana 1’100.000 pesos, y, dado a que con ese sueldo mantiene a otras tres personas, él puede decir: “A pesar de que me gano 1’100.000 pesos, soy pobre en Colombia”.

Sin embargo, Oviedo aclaró que la línea que permite la clasificación de estar en pobreza o no está definida para cada una de las 23 principales ciudades del país. Lo cual quiere decir que una persona como la del ejemplo, con un ingreso de 1’100.000 pesos puede ser pobre en Bogotá, pero no necesariamente en otra ciudad.

¿Qué es pobreza extrema en Colombia?

Sobre el concepto de pobreza extrema, categoría en la que, en el 2019, se encontraban 4’700.000 colombianos, y en el 2020 llegaron a ser 7’500.000 personas, o sea: un aumento de 2’800.000 personas, Oviedo dijo: “La pobreza extrema es una situación, como su adjetivo lo llama, en la cual las personas tienen justo los recursos para, como mínimo, ingerir 2.100 calorías al día”.

“Eso significa que para calcular ese valor monetario nosotros vamos a cada ciudad y vemos las frecuencias de gasto y de consumo de alimentos para poder identificar en cada ciudad cómo se alimenta la gente y se establece la fuente de esas 2.100 calorías”, añadió.

“En efecto, uno de los elementos más preocupantes que nosotros tenemos es que en esa situación crítica, logramos ver a 2,8 millones de personas de más en situación de pobreza monetaria, en donde, nuevamente, las grandes ciudades, las que estuvieron más afectadas por la mortalidad de COVID-19 y por las medidas de confinamiento, como Bogotá, Cali, Medellín, Barranquilla y Bucaramanga, están aportando un poco más de la mitad de todas las personas que entran a la situación de pobreza extrema”, insistió.

Y, para el caso de Bogotá (hay que recordar que las líneas de pobreza están personalizadas), la línea de pobreza extrema está por debajo de los 178.000 pesos al mes por integrante de cada hogar.

En otras palabras, si a los miembros de un hogar en la capital les corresponde más de 178.000 pesos, dividiendo entre todos ellos el ingreso mensual total de ese hogar, están por encima de la pobreza extrema. Esas personas no son pobres extremas, porque lo que le corresponde a cada uno de ellos está por encima de 178.000 pesos que, en Bogotá, es lo que requiere una persona, como mínimo, al mes, para poder todos los días ingerir 2.100 calorías.

Eso no incluye los otros gastos propios de cualquier familia, como el arriendo, los servicios públicos, educación, vestuario… “Estos 178.000 pesos en Bogotá están cubriendo las condiciones de alimentación, únicamente”, concluyó.