Aunque siempre ha sido un establecimiento ambulante, Tulio Zuloaga lo describe como “el restaurante pequeño más gran del mundo” debido a los deliciosos platos típicos que ofrece en su variada carta.

Este puesto de comida, uno de los más famosos de la central mayorista de Medellín, impresionó al reconocido ‘influencer’ desde que conoció en 2012 a ‘La Churris’, a quien considera una de sus influencias gastronómicas más grandes.

“He tenido la fortuna de estar con los mejores chef del mundo y en los restaurantes más prestigiosos, pero nadie me ha dejado una marca y huella tan profunda como esta cocinera”, recalcó.

Doña María Ensueño, que se ha destacado por ser una mujer echada para adelante y emprendedora, manifestó en Pulzo que Zuloaga es su ángel guardián y que siempre ha estado apoyándolos en todo momento.

Señaló, incluso, que el chef colombiano les ha ayudado económicamente durante la emergencia sanitaria del COVID-19. Además, afirmó que también les ha colaborado con todo el tema de las redes sociales, para que más personas conozcan su puesto de comida.

“Constantemente nos está llamando para preguntarnos en que más nos puede cooperar y si necesitamos algún tipo de apoyo con los domicilios y la publicidad del restaurante”, añadió.

Pese a que las ventas han bajado por la pandemia,La Churris’ enfatizó en este medio que las autoridades de Medellín la han dejado seguir trabajando en la central mayorista y que les ha ido muy bien con los domicilios, gracias en parte a Tulio.

La antioqueña, de igual manera, afirmó que se las ha ingeniado para que su negocio sea financieramente estable. “No me he quedado quieta, vendó de todo. De a 1.000 y 2.000 pesitos se va llenado la gallina”, concluyó.

Acá, el video:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

me preguntan ¿por qué escribo tanto sobre restaurantes y cocineros callejeros? Ustedes saben que soy un aventurero gastronómico, eso significa que mi búsqueda va más allá de la moda; busco buenas experiencias, no me pesa si es un restaurante “puppi” o un pequeño entable en medio del mercado… si es bueno, es bueno, punto; no tengo preferencias en eso! Lo que más me importa es la bondad culinaria detrás del cocinero, como y escribo con esa misma bondad culinaria. Para mi son idénticos Ferran Adrià (el hombre de El Bulli, uno de los cocineros más aclamados del mundo), y La Churris (la del carrito en La Mayorista). Ambos cocinan con la misma entrega y con la misma pasión; aunque los platos de uno valgan $5mil pesos y los del otro “un millón” (no hay diferencia en eso)… la experiencia de uno, es el sueño del otro: conozco a Ferrán y sé que es así, conozco a La Churris y sé que es así. Ambos buscan lo mismo: el encuentro, el placer, la memoria de los mejores años. Cada uno tiene su misión culinaria en esta vida: Adrià le cocina “al Rey” y “al Papa”, la Churris condimenta con “el rey” y sancocha “la papa”… si lo miras con el corazón, es cuestión de semántica nada más… lo cierto es que al final, ambos están a un caldero de distancia y, cuando cocinan, no hay plata ni título que valga. Por eso utilizo mis palabras para darle, a los supuestamente más pequeños, toda la importancia, la fuerza y la gloria que la calle les ha negado: mis Callejeros con Pedigree. Les confieso algo… para no dárnosla de tan estirados (menos con la comida): sigo recorriendo el mundo, comiéndomelo a mordiscos y pocos restaurantes me han descrestado tanto como “La Churris” y sus fríjoles, su arroz, su zanguito y sus baldes de chicharrón! @sazonlachurris tel: (310) 444-1683 Medellín

Una publicación compartida de TULIO Recomienda (@tuliorecomienda) el