Este programa de la Andi les permite a las empresas mejorar sus modelos de negocio para aumentar la competitividad. Para esto, deben asumir desafíos sociales que les ayudarán a incluir a personas de poblaciones vulnerables.

La directora de la Fundación Andi, Isabella Barrios, explicó a Pulzo que es posible que las compañías gasten demasiado dinero en los proyectos sociales. Sin embargo, esta iniciativa busca que hagan esta inversión de manera eficiente a través de un portafolio “diverso” que brindan diferentes poblaciones “para que las empresas no nos digan que no”, señala.

El programa además ayuda a convencer a las empresas para que se vuelvan más incluyentes con personas de poblaciones vulnerables en su cadena de valor “como una estrategia de negocio nueva y distinta”, explicó Barrios.

ANDI

Así mismo, enfatizó en que este tipo de programas traerán un beneficio a las compañías, ya que la productividad y los ingresos aumentan teniendo en cuenta las siguientes modalidades para vincularse al programa:

  • Empleo.
  • Encadenamiento.
  • Compras.
  • Distribución

Para ser parte de este movimiento IN (INcluyente), las empresas deben firmar el Pacto por la competitividad inclusiva y compromiso simbólico del sector privado para asumir un papel fundamental en la inclusión. La firma la puede hacer en este link.

Luego de la firma de dicho pacto, la empresa debe postularse en la ‘Lista de Empresas INspiradoras’, que destaca los mejores casos de aquellas compañías que han tenido un impacto social e integral en sus estrategias de negocio.

“Tienen que demostrar que lo que están haciendo en temas sociales se les convierte en un beneficio de negocio”, indicó Barrios, y añadió que este es el único requisito para postularse.

“La convocatoria está abierta para todas las empresas, pero las que de verdad lo evidencian son muy pocas”, aclaró.

El proyecto, además, busca incentivar a todas las empresas para que empiecen a aplicar dicha estrategia y convertirla en una parte importante del negocio, es decir, que se beneficie tanto a la compañía como la población.

Cabe mencionar que los mejores proyectos de inclusión social recibirán una invitación por parte de la fundación para postularse al Sello de Empresa INcluyente, que lo obtienen aquellas compañías que trabajen con los productos y servicios elaborados por víctimas del conflicto, minorías, personas con discapacidad, fuerza pública retirada o personas en situación de pobreza.

“Nos metemos como por 6 meses en la compañía para hacer una auditoria especial y evaluamos si efectivamente incluyeron población vulnerable preguntándoles cómo lo hicieron, dónde, y si les trajo beneficios”, explicó la cabeza de la Fundación.

Actualmente, empresas como Corona, Juan Valdez, Gases de Occidente, y la Compañía Nacional de Chocolates tienen este sello.

Andi

La convocatoria para recibir las postulaciones cierra el próximo 12 de abril.