Aunque intentó mantener sus puertas abiertas con promociones, descuentos e incluso prendas de vestir con el logo de la marca, Hard Rock Café Medellín las tendrá que cerrar luego de 10 años por la crisis económica que ha afectado a miles de restaurantes en Colombia, informó Semana.

Según los directivos de la franquicia citados por el medio, se mantendrá la titularidad sobre los derechos de la marca para, en caso de decidirse, reabrirlo cuando el panorama mejore; sin embargo, los empleados del lugar ya fueron notificados y se comenzará con el proceso de cierre.

Con esta decisión, de acuerdo con la revista, solo queda una sede de Hard Rock Café en Colombia, la de Cartagena, esto después de que también se tomara la determinación de cerrar el establecimiento que estaba ubicado en el norte de Bogotá.

“Nosotros también somos dueños del Hard Rock de Cartagena y seguiremos activos con este restaurante, pues esta franquicia sí se renovó”, indicó Alberto Muñoz, gerente del extinto Hard Rock Café, en Bogotá.

En su momento, los inversionistas del reconocido negocio en la capital del país argumentaron que no existían garantías para seguir funcionando, por lo que era evidente la imposibilidad para continuar operando en medio de la crisis por la pandemia del COVID-19.