Inicialmente, la Asociación Nacional de Empresarios (Andi) le pidió al Congreso retirar ese proyecto porque reducir ese plazo causaría que las grandes empresas busquen proveedores internacionales que manejan tiempos de pago mayores a los dos meses, detalló Dinero.

Además, la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) también se unió a las críticas de la Andi, mostró su desacuerdo con el proyecto y ahora pide que las medianas compañías sean excluidas de esos beneficios y que solamente se aplique para las pequeñas, según El Heraldo.

Al respecto, la presidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas (Acopi) Rosmery Quintero aseguró que al expulsar a las medianas empresas de los beneficios del proyecto se afectaría a más de 25.000 firmas que generan el 22 % del empleo formal en Colombia y aportan el 2,8 % de los ingresos de la economía nacional, agregó el medio.

Portafolio agregó que Fenalco propone que el proyecto permita que las grandes compañías hagan acuerdos privados con las medianas, dependiendo del sector, la región y las características de cada negocio.

“Nos sigue preocupando que se insista en que los plazos sean normas imperativas o de orden público, es decir, que no se aceptarán acuerdos entre las partes que los modifiquen”, dice el gremio, reportó el diario.

Todas estas posturas serán analizadas en el Congreso de la República durante los próximos debates que la iniciativa tendrá en lo que resta del año.