Esta consistía en cesar la facilitación y promoción de prestación de servicios de transporte no autorizados, a través de voceros o terceros, o de medios publicitarios o de difusión de cualquier índole; en caso de que la entidad verifique el incumplimiento, Uber se podría hacer acreedor a una sanción de hasta 414.000.000 de pesos.

De acuerdo con la Supertransporte, Uber Colombia facilitó ‘presuntamente’ la prestación de servicios no autorizados, incluyendo publicidad, asesoría y afiliaciones de vehículos no homologados para transporte público, entre otros.

La superintendente, Carmen Ligia Valderrama, afirmó que se garantizarán los principios del debido proceso y el derecho de defensa a Uber, y se precisó que el procedimiento iniciado se realizará de conformidad con lo establecido en la ley.