El caso es de un hombre que por más de 30 años trabajó para una empresa de publicidad, con un contrato a término indefinido, pero en el 2017 fue despedido porque se suprimió su cargo, señala la sentencia de la Corte Suprema de Justicia.

La compañía, de Cali, justificó el despido del empleado diciendo que fue “por causa legal debido a determinaciones administrativas que derivaron en la desaparición de la materia de trabajo”, y le negaron la indemnización que el hombre exigía. 

Asi fue que el ahora exempleado llevó el tema a la justicia; el Tribunal Superior de Cali le dio la razón y aseguró que el despido fue “injusto” y por eso sí debía ser indemnizado.

Aunque el exempleado pedía 774’440.340 de pesos, el tribunal ordenó a la empresa a pagar 770′ 792.670 de pesos; no obstante, la compañía apeló la decisión, tanto en primera como en segunda instancia, por lo que el caso terminó en la Sala de Casación de la Corte Suprema de Justicia, que ratificó los fallos anteriores.

La justicia además tuvo en cuenta que aunque el puesto del empleado se había eliminado según la empresa, las actividades que él hacía se siguieron desarrollando. 

“Aunque en una reestructuración una empresa suprima un puesto de trabajo, esto no la habilita necesariamente para despedir a un trabajador con contrato a término indefinido”, sentenció la alta Corte, como se aprecia a continuación: