Fue una decisión unánime que estableció el documento como nulo “por decreto y causa ilícitos del contrato de concesión celebrado entre Inco y la concesionaria Ruta del Sol” porque fue celebrado con abuso y desviación de poder de todos los contratos y los otro sí adicionados entre los años 2013 y 2016, indicó Portafolio.

Cabe recordar que ese contrato lo firmó la Concesionaria Ruta del Sol con el antiguo Instituto Nacional de Concesiones (Inco), hoy transformado en la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI).

Dicha determinación de los árbitros del tribunal señala que la constructora solamente tiene derecho a recibir 211.273 millones de pesos del Estado colombiano, pese a que Odebrecht pedía 2.7 billones de pesos.

Entre tanto, según el tribunal, el dinero deberá usarse para pagarle a los terceros de buena fe. El problema es que las pretensiones de esos terceros eran mucho mayores y los bancos, por su parte, esperaban recuperar 1,2 billones de pesos en capital que prestaron para la construcción de las obras.

Por eso se considera una victoria, según la reacción de la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, citada por Blu Radio:

“Puedo decirles que celebramos que se derivó la nulidad del contrato que fue lo que la Nación pidió y que la condena es una menor de la esperada… maravilloso”.

La funcionaria les dijo a los medios que aún está revisando el contenido del fallo, que supera las 700 hojas, pero destaca que la ANI solo deberá pagar alrededor de 24.000 millones de pesos de su presupuesto por las obras ejecutadas que fueron del 52 % y cuestan 4,7 billones de pesos, según el fallo, reseñado por Dinero.

Es decir, que la mayoría de los recursos saldrán de una fiducia que ya existe con dineros del proyecto para reconocer las inversiones al consorcio.

La Ruta del Sol II es un proyecto de 510 kilómetros que conecta Puerto Salgar, en Cundinamarca, y San Roque, en el Cesar.