Los gastos hormiga son gastos que casi todas las personas tienen a diario, pero pasan desapercibidos. Se les llama “hormiga” porque suelen ser de montos muy reducidos en comparación con desembolsos mayores. 

Así lo definen analistas de Forestta, asesora financiera y banca de inversión.

Tales gastos pueden ser el tinto del día, una carrera de taxi, un manicure, un postre o un cigarrillo.

“Estamos hablando de gastos imperceptibles. Si tuviéramos orden o el registro de los mismos, nos daríamos cuenta que tienen un peso grande en relación a todos nuestros gastos”, le dijo a Pulzo Diego Gaitán, director y fundador de Forestta.

Para identificarlos, se sugiere llevar un registro diario de gastos en una libreta o una ‘app’ diseñada para estos fines. Los analistas recomiendan evaluar si tales gastos realmente valen la pena para que, en cambio, ese dinero se destine a un depósito de ahorro.

¿Cómo afectan al bolsillo los gastos hormiga?

Gaitán afirma que entre más desorden haya en las finanzas de una persona, mayor será el impacto de los gastos hormiga y más cerca estará la pregunta: ¿en qué me gasté la plata?

“Este tipo de gastos impactan nuestras finanzas cuando no tenemos un presupuesto definido. Para aquellas personas que no tienen claros los números de sus finanzas, es un gasto que puede convertirse en un enorme problema”, añade.