Sin embargo, el Distrito señala que el sector del comercio es el que tiene mayor costo epidemiológico en la lucha contra la COVID-19.

Es por eso que la administración de Claudia López determinó que los comerciantes al detal deberán trabajar de jueves a domingo.

Pero desde la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) sostienen que la iniciativa, enmarcada en la propuesta de la alcaldesa para establecer una ‘nueva realidad’, solo acentuaría la crisis de ese renglón de la economía, pues estaría trabajando a media máquina.

Juan Esteban Orrego, director de Fenalco Bogotá, le dijo a Noticias RCN que en total solo estaría trabajando un 27,5 % de los comercios, que igual tendría que responder por la totalidad de la carga “que incluye arriendos, nóminas, impuestos y un recargo dominical”.

A pesar de que pasarían de estar cerrados permanentemente a poder ofertar sus productos durante varios días de la semana, las quejas contra la mandataria se mantienen.

Patricia Jiménez, comerciante, le dijo al informativo que se va a llegar a una “quiebra inminente y al cierre total de los establecimientos”.

En ese sentido, Gabriel Rodríguez —otro vendedor— dijo en ese medio que “trabajar de jueves a domingo equivale a un 50 %, y si a eso le sumamos el pico y cédula, solamente vamos a trabajar un 25 %.

Podría aumentar el riesgo de contagio de COVID-19, aseguran

El gremio manifiesta que la medida de reapertura gradual hará que más personas se concentren en los comercios.

El director de Fenalco Bogotá aseguró en Noticias RCN que el posible resultado iría “en contra de lo que se está buscando con la medida, porque va a causar aglomeraciones en los pocos días que el comercio va a estar abierto”.