Eso indica, dijo la funcionaria en una audiencia de la Procuraduría, difundida en CM&, que cerca de 4 millones de hogares dejaron de pagar los recibos de servicios públicos, durante la crisis provocada por el coronavirus.

Si bien el noticiero atribuye la situación a los problemas económicos, también menciona que la Superintendencia de Servicios Públicos informó que durante la pandemia se han registrado más de 200.000 quejas por la prestación de los mismos, un promedio de 274 diarias.

La mayoría de esos reclamos (el 83 %) tiene que ver con una mala facturación, agrega el informativo. Precisamente por ese hecho, la Superintendencia multó a empresas de energía, agua, gas y aseo, en todo el país, por fallas en la medición de consumo y metodología tarifaria.

A eso se le suma que, de acuerdo con la superintendente de Servicios Públicos, Natasha Avendaño —citada por El Colombiano—, la entidad comenzó “41 acciones administrativas a empresas de 19 departamentos” por presuntos cobros no autorizados, al hacer la facturación por promedio, y no por lo que indicó el medidor.

Los servicios públicos con más quejas, según CM&, fueron:

  • energía (con 52 % de los reclamos)
  • gas (23 %)
  • acueducto (18 %).

De acuerdo con el Dane, los servicios públicos fueron lo que más les costaron a los colombianos durante septiembre.