Así lo anunció la organización tras analizar las pruebas PCR practicadas a los corredores entre el domingo y el lunes, según el diario L’Equipe.

La directora médica del Tour, Florence Pommery, avaló los resultados y dio el aval para el inicio de la segunda semana de competencia con la parrilla completa, detalló ese rotativo francés. Eso sí, el próximo lunes volverán a hacer pruebas de cara a la última semana.

No obstante, el ambiente de nerviosismo era latente horas antes del anuncio. Esto llegó al punto que en redes sociales se filtraron dudas sobre dos equipos. Uno era el Lotto Soudal, del velocista Caleb Ewan, pero esto se debía a que no había hecho ningún pronunciamiento sobre la décima etapa en sus redes sociales, a comparación del resto, y creaba suspicacias entre quienes lo leían como una señal de que estaban en duda.

Sin embargo, la duda real provenía del Deceuninck Quick-Step del francés Julian Alaphilippe, que lideró la carrera durante un par de días. Según el periodista nerlandés Thijs Zonneveld, uno de los miembros del staff había sido conducido por autoridades médicas para un segundo examen.

Versiones no oficiales indican que el colaborador había dado positivo en una primera prueba, pero el test de confirmación lo había refutado. Esto pese a que, aún si hubiera dado positivo solo él, no sería causal de exclusión para el resto del equipo, a menos que se confirmara un segundo caso.

No obstante, el que no se salvó fue el director de la competencia, Christian Prudhomme, que dio positivo y debe dejar la prueba durante una semana, añadió la organización.

Actualmente el esloveno Primoz Roglic es el líder con 21 segundos de ventaja sobre el colombiano Egan Bernal, que es segundo. Otros colombianos lo siguen en el top 10: Nairo Quintana y Rigoberto Urán quedaron cuarto y quinto a 31 segundos, mientras que Miguel Ángel López se instaló noveno, a 1:15.