“No creo que lo haya cogido demasiado pronto. Es cierto que hace falta mucha energía, antes y después de cada etapa, pero ya tengo experiencia en este tipo de situaciones, no es la primera vez que llevo el maillot de líder en una carrera de este tipo”, afirmó.

Primoz Roglic agradeció el trabajo de todo el equipo, incluido del belga Wout van Aert, que no pudo disputar el esprint  de la décima etapa del Tour de Francia. “Para todo el equipo hoy era un gran desafío, un trabajo estresante para mantenerme en seguridad, incluido Van Aert. Tengo este maillot, pero es para todo el equipo”, señaló.

Los 21 segundos que tiene de ventaja con el colombiano Egan Bernal proceden de las bonificaciones y Roglic aseguró que seguirá buscándolas en los próximos días.

Por su parte, el colombiano pondrá una alta cuota de oposición si Roglic pretende seguirle limando segundos a punta de bonificaciones, pues el zipaquireño entiende que si desea reivindicar el título que obtuvo el año pasado, debe sacarle una ventaja de 2 minutos al esloveno antes de la contrarreloj de la penúltima etapa, donde claramente el esloveno es casi imbatible.

Dentro de las posibilidades de sacarle tiempo a Roglic, está la de una alianza entre los favoritos colombianos, una iniciativa de Nairo Quintana que fue de cierta manera desestimada por Bernal, quien dijo que son difíciles en carrera y que en otras carreras, Nairo se ha negado a darle un relevo.

El otro escenario que podría favorecer a Bernal es que Roglic haya alcanzado su máximo pico de forma muy pronto en la carrera, además de que su equipo Jumbo-Visma ha hecho un gasto de energía adicional al tratar de mostrar su hegemonía en lo que va del Tour, con sacrificios para sus aspiraciones a la general, como la pérdida de tiempo del holandés Tom Dumoulin en una sola etapa.