“Hoy fue una etapa durísima, con un ascenso final muy complicado”, declaró el líder de la formación estadounidense Education First, que cruzó la meta en novena posición, a 1:59 de ‘Supermán’ López.

“Intenté hacerlo lo mejor que pude hasta la meta, como siempre, pero hemos perdido bastante tiempo”, añadió Rigoberto Urán, que ahora es sexto en la general a 3:24 del maillot amarillo, el esloveno Primoz Roglic, y a 1:58 de López, tercero del Tour de Francia.

Pero Urán no se da por vencido: “Seguiremos luchando hasta el final. Mañana va a ser otra etapa difícil, en la que puede que todo vuelva a cambiar”, dijo en referencia a la última jornada alpina, de 175 km entre Meribel y La Roche sur Foron, con cinco puertos de montaña.

Tampoco tuvo un buen día su compatriota Nairo Quintana (Arkea-Samsik), que arrastra molestias físicas tras caerse en la jornada del viernes pasado y que volvió a ceder tiempo en la meta (46ª a 25:17 de López).

“Ha sido uno de los días más difíciles de mi vida. He sufrido mucho, pero represento a un gran equipo y este orgullo es el que me lleva a luchar”, dijo Quintana después de la etapa 17.

La etapa 17 fue de gran emoción para el ciclismo colombiano, pues como en una pelea entre David y Goliath, López y los eslovenos, respectivamente, se impuso el aparentemente más chico, que sigue con esperanzas vivas no solo de mantenerse en el podio, sino de escalar posiciones.