La mujer explicó que en la zona de pits, protocolo o ‘padock’ de los diferentes autódromos tuvo que pasar momentos incómodos y quedarse callada, pues se codeaba con gente poderosa mientras ejercía su labor de modelo durante las competencias.

“Es parte del juego y así sucede. A los 19 años de edad no es fácil trabajar con personas que te miran el trasero cuando pasas y que luego te lo tocan cuando te tomas una foto con ellas”, señaló en declaraciones entregadas a la revista Vanity Fair’.

De hecho, Francesca Sofía Novello conoció en ese ambiente a Valentino Rossi, pues ella estaba siempre en los diferentes circuitos promocionando algunas marcas y se cruzaban con frecuencia.

Y explicó que debió reponerse a las situaciones en las que sentía que se sobrepasaban con ella para darse a respetar.

“Este es un entorno masculino. Tienes que despertar, no puedes ser un corderito sonriente. Si te muestras bonita y estúpida estás acabada”, añadió.

Sin embargo, no todo fue malo para la mujer, que gracias a su relación con el piloto logró impulsar su imagen y propia carrera, cumpliendo así sus metas trazadas.

“Sin Valentino no habría alcanzado la popularidad que tengo hoy, pero habría hecho las mismas cosas. Me habría llevado más tiempo, pero las habría hecho”, concluyó.