Lo paradójico, según relató Futbolred, es que el equipo llegó a El Campín en el bus oficial de la institución, que posteriormente quedó para servicio del plantel masculino, que actuó a segunda hora.

Fue así como después de la derrota 0-1 en el primer clásico femenino de la historia que se disputó en ese escenario, las futbolistas debieron salir a la calle bajo su cuenta y riesgo.

Este fue el primer clásico que dejó un ganador, pues el anterior, celebrado en el estadio de Techo con Santa Fe como local, terminó 1-1.

Acá, algunas jugadoras de Millonarios esperando Transmilenio al frente del estadio: