El atacante chocoano de 34 años de edad se manifestó mediante sus redes sociales, en las que dejó claro que después de sufrir una lesión de tobillo en la temporada 2015-2016, le fue imposible retomar su nivel.

“Quiero compartirles que he decidido dar fin a mi carrera como futbolista profesional, decisión difícil de tomar pero a su vez la más sabia”, escribió inicialmente.

Y agregó que su óptima recuperación fue un objetivo que no cumplió: “Fue una lucha dando todo de mí para volver a jugar en condiciones favorables… y aunque regresé a las canchas después de 2 años, fue muy difícil desempeñarme como lo anhelaba”.

Jackson Martínez, mundialista con la Selección Colombia en 2014 y de paso por las ligas de México, Portugal, España y China, dio gracias a los equipos por los que pasó, a sus compañeros, entrenadores, hinchas, periodistas y familiares por el acompañamiento que tuvo como jugador profesional.

“Quisiera escribir tantas cosas pero no terminaría. Simplemente, gracias”, concluyó el atacante, que no alcanzó a despedirse en el Independiente Medellín, como lo había manifestado en repetidas oportunidades, pues fue el club en el que debutó.

Despedida de Jackson Martínez

Quiero compartirles que he decidido dar fin a mi carrera como futbolista profesional, decisión difícil de tomar pero a su vez la más sabia.

Desde mi lesión de tobillo entre el año 2015/2016 comenzó́ una lucha dando todo de mí para volver a jugar en condiciones favorables este deporte que tanto me apasiona y aunque regresé a las canchas después de dos años, fue muy difícil desempeñarme como lo anhelaba.

Gracias doy a Dios quien a través de su santa palabra ha sido mi fuerza y sostén. Gracias a los clubes, entrenadores, compañeros, Selección Colombia, por todo lo vivido. Gracias a mi familia, a todos los que han seguido y apoyado mi carrera, cada hincha, periodista, etc. Gracias a los doctores fisioterapeutas que fueron participes en todos los tratamientos hechos.

Quisiera escribir tantas cosas pero no terminaría. Simplemente, gracias.

Romanos 8:28: Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito.

La fe no es ausencia de problemas, la fe verdadera se aplica a pesar de los problemas.

Bendiciones.