El jefe de filas del equipo Arkea-Samsic explicó en la zona de prensa que tuvo un “un día difícil”, pues perdió 35 segundos con el pelotón de favoritos y pasó del noveno al décimo puesto de la clasificación general.

“He sufrido mucho, sigo con mucho dolor, pero con el equipo seguimos esperando que pueda mejorar en algún momento y hacer algo bueno”, apuntó el boyacense, que se descolgó del lote en los últimos metros.

Y agregó que su situación en el presente Tour de Francia no le da tranquilidad: “El cuerpo no termina de recuperarse de las caídas, siguen saliendo secuelas”.

Nairo Quintana había dicho antes de la jornada que tenía molestias en ambas piernas, ambos brazos e incluso una fisura costal, así como falta de sueño e infección cutánea por haber caído días atrás en un ortigal.