En el último día de descanso, Nairo Quintana ofreció una rueda de prensa en la que expresó lo mal que la ha pasado desde el pasado viernes, luego de caerse en la etapa 13 del Tour de Francia y quedar con heridas en sus rodillas y codos. Según relató el boyacense, los efectos que trajo dicho accidente han sido bastante dolorosos para él.

“Llevo cuatro días sin dormir prácticamente nada, con unas ampollas las hijueputas que tengo en todo el cuerpo porque el ortiguero en el que caí me hizo como un envenenamiento y es tal que hasta entre las uñas me están saliendo, entre las uñas y los dedos. Ha sido muy doloroso, pero siempre positivo porque tengo una gente que me acompaña, tengo todo un país detrás y queremos darles la ilusión. Me duele mucho, han sido tres caídas terribles. En algún momento les compartiré fotos de lo que tengo”, expresó Quintana a los medios de comunicación.

Esas complicaciones de salud fueron en gran parte las responsables de que el líder del equipo Arkea se haya despedido de sus opciones de luchar contra los mejores por el podio del Tour de Francia, ya que en la etapa reina de este domingo cedió casi cuatro minutos en la meta. “Tengo las dos rodillas, las dos costillas, los codos, toda la columna, las caderas, todo reventado”, agregó Nairo.

Pensando en lo que viene para la última semana de la competencia, el colombiano advirtió que seguirá luchando si el cuerpo lo deja. “Si recuperamos, quietos no nos quedamos, es lo que siempre hemos hecho, alguna cosa haremos, la intención seguir luchando”, afirmó.

Nairo ahora es noveno en la clasificación general del Tour, a 5 minutos y 8 segundos del líder Primoz Roglic. En las últimas grandes vueltas que disputó, Quintana también se vio enfrentado a este escenario de llegar a la última semana con bastante tiempo perdido y por eso optó por buscar victorias de etapas.