Históricamente, el fútbol en las justas deportivas solo permite la participación de jugadores de 23 años o menos y la inclusión en cada equipo de tres futbolistas mayores. Sin embargo, por solicitud de la Fifa al Comité Olímpico Internacional, el otro año en la capital japonesa se haría una excepción.

El ente rector del fútbol mundial pidió que se mantenga el criterio de inscripción de deportistas para el fútbol de los Olímpicos del otro año: jugadores nacidos desde el primero de enero de 1997 o después.

Así las cosas, todos los jugadores Sub-23 que participaron en los torneos clasificatorios de sus selecciones para la competición prevista para 2020 y aplazada a causa del coronavirus no tendrían ningún problema para participar en los Juegos.

De confirmarse el cambio en esa regla principal que tiene el fútbol olímpico, las selecciones más beneficiadas serían España y Brasil. Los europeos tienen varias figuras en el límite de edad y los sudamericanos también, entre ellos Gabriel Jesús, David Neres y Richarlison.