Este viernes, el presidente del club boliviano, Marcelo Claure, anunció que su institución donará a las labores de reconstrucción del Amazonas la totalidad del dinero que se recaude el próximo fin de semana, cuando el Bolívar juegue con The Strongest en la liga de ese país. El directivo boliviano agregó que espera que por la venta de boletas para dicho partido se obtengan más de 250.000 dólares.

El anuncio de ese equipo de fútbol confirma que Bolivia es el país que más se ha preocupado por atajar con medidas de choque los incendios que han afectado a la selva amazónica brasileña durante casi tres semanas.

El gobierno boliviano contrató un avión ‘Supertanker’ para mitigar el fuego en una extensa zona de 744.711 hectáreas de bosque. La aeronave tiene “capacidad para transportar 150.000 litros” de agua o líquido retardante de fuego, explicó el miércoles el vicepresidente Álvaro García.

La postura pragmática con la que Bolivia ha asumido la crisis ambiental en el Amazonas dista de la que han tenido gobiernos de la región y cientos de famosos a nivel mundial, quienes en sus redes sociales se han dedicado a lamentar lo que ocurre en la selva, pero no tradujeron su angustia en acciones reales que sean determinantes en la reconstrucción de esa zona.