La primera tendencia se popularizó rápidamente por encima de las demás y es “#VerguenzaNacional” (sic), por que tanto el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, como la Conmebol se negaron a aplazar el partido pese a que a lo largo del día se vivieron varis disturbios en la capital atlanticense.

Otras de las palabras más comentadas fueron precisamente Copa Libertadores, Junior, River Plate e incluso reguetón, pues ese género musical sonó en los altavoces del estadio Romelio Martínez, sede del encuentro, para opacar el ruido de los estallidos en inmediaciones al escenario deportivo por los enfrentamientos entre manifestantes y el Esmad.

Incluso, ese episodio fue otra de las razones por las que se le criticó a Pumarejo, pues dijo que había sido el técnico del cuadro argentino, Marcelo Gallardo, el que pidió la música para relajar e ambiente de cara al encuentro, lo que fue desmentido por el conjunto ‘millonario’.

Esta era la realidad afuera del estadio en Barranquilla:

Y mientras esos enfrentamientos se repitieron a lo largo de la tarde, en las horas previas al juego, Pumarejo le dijo a la cadena argentina TyC Sports que no había “ningún contratiempo” que impidiera el partido.

Incluso, luego de varios minutos del pitazo inicial, el duelo tuvo que ser suspendido porque los gases lacrimógenos entraron al estadio y afectaron a jugadores y cuerpos técnicos.

Varias imágenes de los presentes se viralizaron ante la imposibilidad de respirar y ver correctamente.

Quienes sí se llevaron el reconocimiento de los seguidores de la transmisión del partido entre Junior y River Plate fueron Mariano Closs y Diego Latorre, narrador y comentarista de Fox Sports, por no ocultar la verdadera situación:

Estas fueron solo algunas de las publicaciones de la tendencia “vergüenza nacional” en Twitter, durante el partido que terminó empatado a un gol.