El estado de la espalda de Egan Bernal es el tema por el que más le han preguntado al ciclista de 23 años, quien se tuvo que retirar del pasado Critérium del Dauphiné por los dolores que presentaba en esa zona, molestias que no se fueron del todo antes de empezar el Tour de Francia.

Luego de la etapa 6 de la carrera, la segunda con alta montaña, al vigente campeón le preguntaron por la evolución de su espalda, a lo que el zipaquireño respondió: “Un poquito mejor la verdad. Hoy me sentí mucho mejor, pero bueno, hay que tener paciencia y tratar de recuperar lo que más se pueda”.

La condición física de Egan ha sido objeto de debate tras las primeras etapas montañosas del Tour. Hace un par de días, el exciclista colombiano Víctor Hugo Peña, comentarista para ESPN, señaló que supuestamente Bernal le había dicho a sus compañeros en los últimos kilómetros de la cuarta jornada: “Con calma que no estoy muy fino”.

A lo expresado por él se sumaron este jueves las declaraciones del holandés Bauke Mollema, uno de los líderes del equipo Trek en la carrera, quien declaró que  el líder del equipo Ineos le pidió a su compañero Michal Kwiatkowski que bajara la velocidad cuando el pelotón estaba llevando a cabo un ‘sprint’ en los metros finales de la etapa 6.

Bastante se está especulando sobre el estado de forma del campeón vigente, pero los números están a su favor porque se encuentra quinto en la clasificación general y no ha cedido terreno con sus rivales por el título, salvo los 10 segundos que bonificó Primoz Roglic por ganar la etapa 4.

Este fin de semana se llevarán a cabo las primeras fracciones en los míticos Pirineos franceses y se espera que comience en forma la lucha entre los favoritos de la carrera, que en esta primera semana han preferido no hacerse mucho daño.