Las cuatro bajas que por estas horas padece el América de Cali antes de su estreno en el torneo continental, en el que jugó por última vez hace once años, son las de su capitán, Juan Pablo Segovia, el volante de marca Luis Paz, el volante mixto Rafael Carrascal y su ídolo Adrián Ramos.

Segovia se lesionó en el partido del pasado 21 de febrero, contra Independiente Santa Fe. Luis Paz estará un par de semanas más fuera de las canchas por una fractura por estrés que tiene en la fíbula de su pierna derecha. Adrián Ramos tampoco está en capacidad de competir porque padece una lesión muscular en el bíceps femoral derecho.

La ausencia de Rafael Carrascal, distinguido como uno de los mejores jugadores del América, es particular. El volante se perderá las dos primeras fechas de esta Copa Libertadores porque el año pasado fue expulsado en el último partido del Tolima en la Copa Sudamericana y, más allá de que haya cambiado de equipo, debe cumplir las dos jornadas con las que fue sancionado en cualquier torneo de clubes organizado por la Conmebol.

El hecho de que no pueda contar con esos futbolistas y los regulares resultados que ha obtenido en las últimas cuatro fechas de la liga colombiana, cuatro puntos de doce posibles, hacen que el América y su fanaticada llegue con preocupación el primer partido de la fase de grupos de la Libertadores, que se jugará este martes 3 de marzo a las 7:30 p.m.

América está en el grupo E del certamen continental, junto a Gremio de Brasil, Internacional de Brasil y la Universidad Católica de Chile. Los dos mejores equipos luego de las seis fechas de la primera ronda avanzarán a los octavos de final, mientras que quien termine en el tercer lugar de la tabla irá a la Copa Sudamericana.