Faryd Modragón es el embajador del festival y aprovechó la ocasión para recordar sus tiempos de guardameta enfrentándose a varios niños y asistentes al certamen en una serie de penas máximas.

Sin embargo, cuando llegó el turno de Maurice Armitage, alcalde de Cali, el exarquero se avivó para detener el disparo.

El mandatario terminó manoteando y protestando en son de broma; “muy chiquita la portería”, argumentó, pues se trataba de una cancha de microfútbol.

En video, la graciosa situación:

Mondragón también se dirigió a los jóvenes del festival, compartió con ellos y exaltó la labor de este tipo de obras.