Todo sucedió mientras el jugador hacía fila vestido de civil. En ese momento, la seguidora lo identificó y accedió a él.

Sin embargo, Henríquez no solo se negó a su pedido, pues tampoco le dio la cara y siempre le habló dándole la espalda.

Así fue el diálogo entre ambos:
Dama: Un saludo para Panamá verdolaga, por favor.
Henríquez: No mando saludos.
Dama: ¿Y por qué el egoísmo?
Henríquez: Porque no voy mandar saludos así, eso no es egoísmo.
Dama: Tenemos una barra en Panamá, ¿por qué no puede mandar el saludo?
Henríquez: No se trata de egoísmo.
Dama: Me decepcioné.

Cabe resaltar que la mujer siempre mantuvo la compostura frente al desplante recibido

En video, el gesto de Alexis Henríquez: