La de Moderna se convierte así en la cuarta que obtiene esta luz verde de la OMS tras las de Pfizer, AstraZeneca y Janssen (Johnson & Johnson).

Esta aprobación supone que las vacunas de Moderna pueden formar parte del programa Covax, por el cual países como Colombia reciben vacunas.

El presidente Iván Duque reconoció en marzo que esta es otra de las vacunas que espera poder incluir en el plan de vacunación.

Previamente, la vacuna de Moderna, que usa la tecnología de ARN mensajero, había sido revisada por el Grupo Estratégico Asesor de Expertos, también ligado a la OMS, que ya había recomendado su uso en pacientes mayores de 18 años.

La OMS revisa estos días también el posible uso de emergencia de las vacunas chinas fabricadas por los laboratorios Sinopharm y Sinovac, aunque por ahora no ha emitido ninguna conclusión al respecto, pese a que los expertos de la organización iniciaron el estudio de los datos de la primera de ellas antes que los de Moderna.

La vacuna rusa Sputnik V, del laboratorio Gamaleya, también es tomada en consideración para un posible listado, aunque se encuentra en fases anteriores del proceso de homologación por parte de la OMS, a la espera de tener más datos para tomar la decisión de incluirla.