“Queremos asegurarles a los turistas que puede venir”, dice parte del documento difundido por el medio, que fue aprobado por el presidente Shavkat Mirziyoyev, quien añadió que los viajeros estarán seguros en su territorio.

Uzbekistán, que dará 3.000 dólares (más de 10 millones de pesos) a quienes se contagien con COVID-19 allá, fue uno de los primeros países en cerrar sus fronteras para evitar la propagación del virus, lo que queda demostrado con la cifra de 85 muertos, esto, teniendo una población de casi 33 millones de ciudadanos.

Aunque la oferta suena tentadora, el estado hasta ahora acepta el ingreso de personas que arriben desde China, Japón, Corea del Sur e Israel; los que vayan de Reino Unido y Estados Unidos deberán estar 14 días en aislamiento.

Si la persona se contagia en su visita a la nación, prometen pagar por los daños, pero solo podrá cobrar el dinero si cumple estas condiciones:

  • Haber sido guiado por un guía certificado por el estado.
  • Estar solo en sitios turísticos que cuenten con el aval del Gobierno.