Se trata de los ‘glory holes’, en donde un hombre introduce su pene por un agujero para que alguien al otro lado de la pared, barrera o madera que los separa, le practique sexo oral o disponga su ano o vagina para ser penetrado.

Esa práctica, común entre gais durante mucho tiempo, y vigente en lugares de encuentros sexuales casuales (cuando funcionaban), es la que sugirió el British Columbia Centre for Disease Control en Canadá como una solución para que la gente pueda tener encuentros sexuales sin ponerse en riesgo de contagio de COVID-19, gracias a que se evita el contacto cara a cara.

De acuerdo con una imagen publicada por TMZ, entre las recomendaciones que dio la organización para antes y después del sexo aparece una que traduce textualmente: “Use barreras, como paredes (ejemplo, ‘agujeros gloriosos’), que permitan el contacto sexual, pero prevengan el contacto cara a cara”.

El Daily Mail recuerda que en junio una recomendación similar se hizo en Nueva York, pero sin mencionar específicamente los ‘glory holes’. “Hazlo un poco excéntrico. Sé creativo con posiciones sexuales y barreras físicas, como paredes”, cita el medio.