En entrevista con BBC, Dennid aseguró que los bebés, por su parte, hacen una respiración diafragmática, es decir, con el diafragma, un músculo ubicado debajo de los pulmones.

Para esta técnica, cada inhalación “se hace desde la barriga”, señaló Dennis a la cadena de noticias y agregó que el diafragma es “la nave nodriza de todos los músculos respiratorios”.

De acuerdo con el medio, la respiración diafragmática —también llamada abdominal— permite que entre más oxígeno al organismo y, además, “envía mensajes al cerebro que nos mantienen en un estado más relajado”.

¿Para qué sirve respirar lento y profundo, como un bebé?

Según otro artículo de BBC, respirar superficialmente y a un ritmo acelerado puede generar problemas “como la ansiedad, la depresión y la presión arterial alta”.

Entre tanto, hacer una respiración lenta y profunda (sin mover el pecho) puede ayudar a “calmar la mente más rápido”, aseguró al medio Richie Bostock, entrenador de ejercicios de respiración.

Citando un estudio, la cadena señaló que la respiración lenta y profunda también puede ayudar a reducir el estrés y a aliviar tanto el insomnio, como los síntomas de depresión y ansiedad.

¿Cómo hacer una respiración diafragmática?

  1. Acuéstese boca arriba o siéntese, teniendo cuidado de que la espalda quede bien apoyada.
  2. Ponga una mano sobre su abdomen y otra, sobre el pecho.
  3. Inhale lenta y profundamente por la nariz hasta que el abdomen se hinche.
  4. Exhale lentamente por la boca hasta que el abdomen se desinfle por completo.

A continuación puede ver un video que muestra cómo debe hacer esta respiración: