Sin embargo, este aceite de olor agradable ha generado todo tipo de controversias frente a su consumo, a pesar de ser considerado por muchos como un ‘superalimento’. La razón se debe a que este aceite contiene altos niveles de “grasas saturadas, grasas trans y colesterol” que podría ocasionar problemas de salud en las personas, como lo afirma la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su publicación ‘Evitar ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares’ (ver en cuadro de la página 32).

En 2018, Karin B. Michels, quien en su momento se desempeñaba como profesora de la Escuela de Salud Pública TH Chan de la Universidad de Harvard, también desató la polémica al afirmar que el aceite de coco es “uno de los peores alimentos que se puede ingerir”, calificándolo de “puro veneno”.

(Vea también: Pepa del aguacate no debe ir a la basura: sirve hasta para quitar manchas en la piel)

A pesar de esto, su uso gastronómico se sigue popularizando y, como punto a favor, estudios sugieren que este aceite también puede aumentar los niveles de grasas buenas, como lo investigó la Universidad de Cambridge en 2018 para la BBC, donde el colesterol bueno tuvo un aumento de hasta un 15 %, a diferencia del aceite de oliva que solo tuvo un aumento del 5 %.

¿Cuáles son los beneficios del aceite de coco?

Y aunque su consumo es polémico, su uso en tratamientos de belleza es recomendado por expertos en salud, belleza y famosos. A continuación encontrará 3 beneficios del aceite de coco en el uso personal, pero siempre es recomendable acudir a expertos que brinden asesoría personalizada, especialmente si padece problemas dermatológicos:

Beneficios Descripción
 

Hidratación / humectación

Estudios del Centro Nacional de Biotecnología de Estados Unidos afirman que el aceite de coco es efectivo en la hidratación de la piel, incluso cuando existen problemas dermatológicos como la Xerosis (piel áspera y seca).
 

Antiséptico

El Centro Nacional de Biotecnología, también asegura que este aceite tiene efectos antisépticos para la piel, que reducen la población de microorganismos vivos en tejidos.
 

Aporta proteínas y minerales al cabello y al cuero cabelludo

Resultados de una investigación realizada por la Revista de ciencia cosmética en Estados Unidos encontró que el cabello dañado y no dañado se beneficia de la aplicación de aceite de coco como acondicionador de prelavado y poslavado, y reduce la pérdida de proteínas de manera notable.

Mascarilla capilar

Existen muchos tratamientos y usos capilares, como usarlo en las puntas del cabello para protegerlo e hidratarlo. Además, la modelo Pooja Poor en conversación con Vogue.com confesó que todos los fines de semana “se envuelve el cabello en una toalla y duerme con el aceite puesto. Después lava el cabello con champú y acondicionador”.

‘Oil pulling’: la práctica para blanquear los dientes de forma natural

También conocida como enjuague bucal con aceite de coco. Es una técnica de medicina alternativa ayurveda y, aunque no existe evidencia suficiente para probar la efectividad de esta práctica, una investigación preliminar muestra que distribuir aceite de coco en los dientes podría prevenir la formación de la placa dental.

Además, quienes realizan esta práctica dicen que libera toxinas del organismo, mejora el estado de la piel y del cabello, puede ayudar a disminuir migrañas o dolores de cabeza, pero estos resultados no tienen una prueba científica que los sustente, recomendamos siempre acudir a un especialista que pueda ofrecer asesoría experta según cada caso.

Paso a paso para hacer el ‘Oil Pulling’

  1. Este procedimiento se recomienda en ayunas, una vez te levantes.
  2. Tomar una cucharada de aceite de coco y mantenerla en la boca durante 20 minutos.
  3. Luego escupir y enjuagar la boca con agua caliente.

Una práctica adicional que se ha hecho popular entre influenciadores es incluir bicarbonato de sodio al aceite de coco, como enjuague bucal, pero expertos alertan sobre este producto para blanquear los dientes debido a su efecto abrasivo, puede crear heridas y quemaduras en las encías, contribuyendo además al desgaste de nuestros dientes.