De acuerdo con la revista medRxiv, científicos de la Universidad de Barcelona encontraron que la sequedad y las molestias en la nariz son síntomas que se manifiestan en los pacientes de coronavirus, incluso antes de la pérdida del olfato y el gusto, pues están relacionados.

Los investigadores explican en la revista especializada que los cambios de esos sentidos, que llegan a ser el 80 % del total de contagiados, se debe a que las células caliciformes infectadas por el COVID-19 dejan de secretar el moco que protege las vías respiratorias y que hace que las moléculas olfativas se adhieran a receptores.

Para confirmar esta hipótesis, los investigadores españoles encuestaron a un grupo de 35 pacientes con síntomas leves de coronavirus y a un grupo de de personas sanas, todos con características de edad y género similares.

Los resultados arrojaron que aproximadamente el 70 % de los infectados, en las primeras etapas de la enfermedad, experimentaron una “sensación extraña en la nariz” y una sequedad nasal excesiva.

Además, más de la mitad de los pacientes señalaron que sentían como si les hubieran realizado algo parecido a un lavado nasal, detalla el mismo medio.

Estos síntomas perduraron unos 12 días y posteriormente esas personas perdieron el olfato y el gusto. Según los científicos, estos signos pueden considerarse una de las primeras formas en las que se manifiesta el COVID-19 y que se estarían pasando fácilmente por alto, indica medRxiv.

“La presencia de estas sensaciones nasales se puede tener en cuenta tanto para el diagnóstico como para mantener el distanciamiento social, especialmente en situaciones en las que no se utilizan las pruebas de PCR en casos leves”, indicaron los investigadores de la Universidad de Barcelona en el portal News Medical.

De esta manera creen que estos resultados son valiosos para detectar de manera temprana una infección y que deben tenerse en cuenta a la hora de que los médicos, o las propias personas, ordenen aislarse.