Esa contusión le provocó “un flujo constante de sangre a su pene” que le duró 9 días. Citando un estudio publicado en la revista Case Reports in Urology, Daily Mail indicó que el sujeto sufrió una erección de grado IV, “el nivel más alto en una escala médica” de las erecciones.

El medio señaló que si bien la erección no era dolorosa, el británico sí sentía “una leve molestia al caminar”. Al examinarlo, los médicos se dieron cuenta de que “había un hematoma superficial (sangrado) presente en el escroto y en la base del pene”.

De acuerdo con el diario inglés, a las erecciones que duran demasiado tiempo se les conoce como priapismo. En el caso del británico, él padeció un priapismo alto, es decir que la sangre no dejaba de fluir hacia su pene.

Daily Mail explicó que los moretones causados por el accidente “crearon una acumulación de sangre y dos fístulas, pequeños canales que redirigieron la sangre a los vasos que generaron su erección”.

Aunque cerca del 60 % de estos casos se soluciona por sí solo, el hombre decidió someterse a un “tratamiento invasivo” para bajar su erección. Después de “un tiempo”, el hombre recuperó el funcionamiento normal de su pene, concluyó el mismo rotativo.