Este viernes, autoridades de salud estadounidenses anunciaron que pueden haber descubierto el misterio: un aceite de vitamina E aparentemente agregado a los rellenos de cannabis vendidos en el mercado negro.

Los investigadores ya habían hablado de este aceite como posible responsable de la epidemia, pero solo hasta ahora pudieron confirmar sus sospechas tras analizar los fluidos pulmonares de 29 pacientes en Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

“Estos análisis proporcionan evidencia directa de que el acetato [nombre químico de la molécula] de vitamina E es la principal causa de daño pulmonar”, dijo Anne Schuchat, subdirectora de los CDC.

Schuchat señaló que “aún no se ha detectado ninguna otra toxina potencial en los análisis”. De hecho la vitamina E es normalmente inofensiva. Se puede comprar bajo la forma de una cápsula para tragar o de un aceite para aplicar sobre la piel, pero es dañina una vez inhalada o calentada.

Los hallazgos se produjeron horas después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara su deseo de aumentar de 18 a 21 años la edad mínima para consumir cigarrillos electrónicos en Estados Unidos.

La declaración del mandatario se inscribe en el marco de un plan más amplio para reducir el vapeo juvenil que se dará a conocer “la próxima semana”. No obstante, también expresó su preocupación por el impacto que unas restricciones demasiado severas podrían tener sobre el futuro de esta industria naciente.

Su administración podría reconsiderar el proyecto de prohibir los cigarrillos electrónicos, anunciado en septiembre. “Tenemos que cuidar a mucha gente, pero también los trabajos”, dijo el mandatario. “Se ha convertido en una gran industria, nos encargaremos de esto”, concluyó.