Mientras en la región Brasil superara las 50.000 muertes por coronavirus, los países europeos continúan relajando sus restricciones ante el freno en el ritmo de contagios y fallecimientos.

La pandemia de COVID-19 “continúa acelerándose”, con “un millón de casos señalados en solamente ocho días”, declaró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una teleconferencia organizada por Dubái.

“Sabemos que la pandemia es mucho más que una crisis sanitaria. Es una crisis económica, social y, en muchos países, política. Sus efectos se sentirán durante décadas”, agregó.

El director de la OMS pidió además a los laboratorios farmacéuticos que aumenten la producción de dexametasona y se “distribuya rápidamente en el mundo entero” este potente esteroide, eficaz para enfermos graves de COVID-19.

Hombre con tapabocas

Artículo relacionado

Si pierde los sentidos del olfato o el gusto, preocúpese y consulte a un especialista

El nuevo coronavirus ha causado más de 470.000 muertos y 9 millones de contagios en el mundo, desde finales del año pasado, según un recuento de la AFP sobre fuentes oficiales.

En el aspecto económico, el FMI, que había previsto en abril que la reactivación económica vendría después de la pandemia, cambió el enfoque.

“La reactivación que prevemos ahora coexistirá con la pandemia”, dijo a CNN la directora gerente, Kristalina Georgieva, quien se dijo preocupada por algunas partes del sur de Asia y la incertidumbre sobre la evolución del virus en África.

Este lunes, Sudáfrica superó los 100.000 casos, con casi 2.000 fallecimientos.

El FMI revelará el miércoles previsiones sobre la economía que, reiteró Georgieva, serán peores que las de abril, cuando se estimó una caída del 3 % en el PIB global.

Estados Unidos, la primera economía mundial, es también el país más afectado, con más de 120.000 fallecidos y por encima de 2,31 millones de casos. El presidente Donald Trump dijo que la pandemia podría matar en el país a 150.000 personas.

Nueva York, con 22.000 de esas muertes, abrió el lunes comercios no esenciales avanzando en el desconfinamiento, mientras en estados del sur y el oeste aumentan los contagios.

Nuevo récord diario en Argentina

En Brasil, que tiene la mitad de los más de dos millones de casos en Latinoamérica, el presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro, que llegó a calificar la enfermedad de “gripecita”, no hizo comentarios sobre las más de 50.000 muertes alcanzadas el domingo en el país.

En Perú, el segundo país latinoamericano con más casos (257.447) y el tercero en muertes (8.223), este lunes reabrieron los centros comerciales a media capacidad.

joven coronavirus

Artículo relacionado

"Pasaron 12 semanas y aún sigo sin fuerzas": joven, luego de recuperarse de coronavirus

Las autoridades, que buscan reactivar la economía, descartaron, sin embargo, la reapertura del Machu Picchu en julio.

Argentina, en tanto, alcanzó este lunes un récord diario de contagios y fallecimientos por coronavirus, con 2.146 nuevos casos y 32 muertes. En total, el país suma casi 45.000 infectados y más de 1.000 decesos, mayormente en la capital y su periferia (con unos 14 millones de habitantes).

En México, donde autoridades de salud preveían tiempo atrás un máximo de 8.000 decesos, ahora pronostican hasta 35.000.

Postergada la reactivación de algunas actividades, expertos advierten sobre la situación: “Estamos en una meseta en el punto más alto, cuando lo ideal sería llegar al máximo y empezar a bajar (…) para pensar en reactivar gradualmente la economía”, dijo Malaquías López Cervantes, epidemiólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Este lunes, México sumaba 185.122 contagios y 22.584 defunciones.

En Uruguay, de 3,4 millones de habitantes y que llegó a tener 12 casos activos el jueves, se registró un rebrote, con 37 contagiados en un departamento fronterizo con Brasil. El total alcanzó los 882 y 25 muertos.

El presidente Luis Lacalle Pou, exhortó a reforzar la prevención: “Nos relajamos un poco”, dijo.

Desigualdades en educación

Además de cobrarse vidas y arruinar economías, la pandemia agravó desigualdades. Según un informe de la Unesco, unos 260 millones de niños carecieron de acceso a la educación en 2018, cuadro que se agravó con la pandemia.

Más del 90% de la población estudiantil mundial fue afectada por el cierre de escuelas. Pero mientras niños de familias con medios podían continuar estudiando desde su casa con tecnologías, millones quedaron desconectados por completo, dice el informe.

Microbiólogo

Artículo relacionado

Coronavirus ni se está debilitando ni se está volviendo más virulento, dice científico

Niños y niñas de las comunidades más pobres, discapacitados, inmigrantes y minorías étnicas sufrieron claras desventajas en muchos países, señaló la entidad basada en París.

La Unesco instó a a centrarse en los niños desfavorecidos cuando las escuelas reabran.

Europa, en otra sintonía

Algunos países en Europa, con más de 193.000 fallecidos y 2,5 millones de casos, siguen suavizando las medidas de precaución.

Aunque nuevos brotes obligan a algunos a revertirlas, como Portugal, que reforzó el confinamiento en la región de Lisboa.

En cambio, en Francia reabrieron establecimientos de ocio, volvieron los deportes colectivos y regresaron los niños a la escuela.

España abrió sus fronteras a los miembros de la UE, menos a Portugal.

Y el jefe de la OMS exhortó a prepararse para futuras pandemias que pueden ocurrir “en cualquier momento y matar a millones de personas”.