De acuerdo con la cadena BBC, la decisión se tomó luego de que se encontró a un gato con coronavirus en una instalación religiosa de Jinju, al sur de Seúl.

Park Yoo-mi, funcionaria de control de enfermedades, de la capital surcoreana, señaló que todos los perros y gatos domésticos que tengan síntomas, como fiebre o dificultades respiratorias, serán sometidos a la prueba de COVID, indica el mismo medio.

En caso de que la mascota de positivo, sus dueños deberán mantenerla en una cuarentena dentro de su casa y por el contrario, como en el caso de los humanos, no será enviada a un centro de aislamiento

Esto debido a que no hay evidencia que diga que el coronavirus pueda propagarse entre humanos y mascotas, explicó Park Yoo-mi, citada por la cadena británica.

En el caso en que los amos de la mascota con COVID-19 estén hospitalizados por el virus u otra enfermedad o sean demasiado viejos para cuidarla sí será necesario trasladarla a una instalación administrada por la ciudad, señala BBC.

La funcionaria de control de enfermedades explicó a los residentes de Seúl que deben mantener a sus mascotas “al menos a 2 metros de las personas y de otras mascotas cuando las paseen”.

Sobre el gato con coronavirus, las autoridades sanitarias de la capital surcoreana creen que una mujer y su hija que dieron positivo pudieron haberlo contagiado porque se estaban quedando en el centro religioso.

BBC recuerda que expertos ya han tratado el tema del COVID-19 en animales y por ahora creen improbable que puedan contagiar a los humanos, a pesar de que estudios confirman que los gatos pueden ser portadores del virus y transmitirlo a otros gatos.