La especialista mexicana dijo que para que el sexo sea cómodo, el hombre deberá estar recostado y la mujer se sentará sobre su pelvis, sin llegar a ser penetrada; teniendo en cuenta que habrá un roce directo entre los genitales, los dos deben estar sanos.

Sin recargar del todo el peso sobre él, ella acomodará su vulva sobre el pene y empezará a masajearlo de tal forma que también sienta el roce en su clítoris; podrá jugar con la fuerza y velocidad.

Luego, la mujer masturbará al hombre usando solo dos dedos de su mano e irá subiendo la cantidad de a poco; también serán útiles los nudillos para masajear el miembro y activar así todas sus terminales nerviosas.

Para mejorar el encuentro, la pareja podrá usar un lubricante de silicona; si siente que hay una erección sólida, será la hora de penetrar y esto se hará por partes: primero la punta y ella contraerá su vagina (ejercicio de Kegel), luego la mitad y volverá a contraer la zona, su totalidad y se hará otra contracción.

Cuando el pene ya esté dentro de la vagina, la mujer podrá empezar a mover sus caderas de adelante hacia atrás, como un péndulo, y si la tensión del cuerpo aumenta mucho, el pene saldrá y volverán los masajes; cuando los dos sientan que ya es necesario, las embestidas regresarán y se encontrarán con un orgasmo muy profundo.

Cabe mencionar que durante la penetración tanto él como ella pueden masajear de forma directa el clítoris, así tendrá una doble estimulación y, por el control que le da la pose, será más fácil que encuentre los movimientos que estimulan sus puntos de placer.

Esta es la explicación completa de Reyes, quien también dio 5 ‘tips’ para darle a ellos un sexo oral explosivo: