Pese a su creciente popularidad, parece haber cada vez más argumentos que afirman que los cigarrillos electrónicos son más nocivos de lo que sus usuarios creen.

Así lo resalta FayerWayer cuando retoma un estudio de la Universidad de Boston que concluye que el uso de cigarrillos electrónicos aumenta hasta en un 40 % las posibilidades de desarrollar enfermedades respiratorias.

El estudio se basa en la participación de 21.618  adultos sanos entre 2013 y 2018, cuya evidencia fue tomada por la Evaluación de la Población del Tabaco y la Salud.

Los científicos subrayaron que las personas que utilizaron cigarrillos electrónicos en el pasado contaban con un 21 % más de probabilidades de desarrollar una enfermedad respiratoria.

“Hemos visto un aumento dramático en el uso de cigarrillos electrónicos entre jóvenes y adultos jóvenes”. Son palabras de Andrew Stokes, profesor asistente de salud global en la Universidad de Boston.