Según un informe hecho por la sede europea de la entidad vigilante, más o menos el 60 % de las etiquetas de los alimentos diseñados para bebés son falsas, pues no registran correctamente el total de azúcares presentes. Este dato fue recogido en tiendas de Austria, Bulgaria, Israel y Hungría, durante 2017 y 2018.

“Más del 30 % de las calorías provienen de azúcares totales y un tercio contenían azúcar añadido u otros endulcorantes”, detalla el estudio publicado.

Se analizaron más de 8 mil productos (comunes) presentes en más de 500 tiendas, y se encontró que la mayoría aumentan el riesgo de padecer sobrepeso, caries, exposición precoz a azúcares y los pequeños podrían desarrollar una preferencia nociva hacia estos alimentos.

La organización también reiteró que el consumo de bebidas azucaradas incrementa el abandono de alimentos más ricos en nutrientes, lo que es un peligro para el crecimiento natural del cuerpo, pues se crearían vacíos que seguramente terminarían en algún tipo de enfermedad.