“¡Sáquenlo! ¡Fuera, fuera! Esta iglesia no es pública”, dijo el sacerdote, evidentemente molesto por el ruido que el menor estaba haciendo durante la ceremonia, que quedó registrada en video.

Julia Vicidomini, madre de Nick, aseguró que su familia intentó explicarle al religioso que su hijo tenía autismo y que no hablaba; sin embargo, él no escuchó, informó KALB-TV, afiliada a NBC.

La mujer reconoció que antes de la ceremonia, la familia no le dijo nada al cura sobre que el niño tenía autismo, pero aun así, esperaban una actitud más comprensiva de su parte, recogió el medio.

La madre ha asistido a esta iglesia desde que era niña, pero, a raíz de lo sucedido con el sacerdote, quiere dejarla y encontrar una parroquia “que se adapte mejor a los niños con necesidades especiales”, indicó Fox News, citando a Julia.

Luego de que se viralizara el video del sacerdote echando a Nick, la arquidiócesis a la que pertenece el religioso emitió un comunicado en el que le ofrecía disculpas a la familia Vicidomini.

En la misiva, conocida por la cadena de noticias, la arquidiócesis calificó como “abrupto” el comportamiento del cura y lo excusó diciendo que él no sabía que el menor tenía autismo:

“El pastor no entendió el comportamiento del niño, no se sintió preparado para responder de manera apropiada y su reacción a la situación no fue pastoral. Él reconoce y lamenta el error”.

Este es el video: