En un sentido texto, ella aseguró que sucedió hace varios días en un estudio de grabación de Berlín (Alemania), justo después de grabar su disco más reciente. En cierto momento, según ella, unos trabajadores de mudanza entraron al lugar y le dijeron que el piano se les había caído mientras intentaban moverlo.

La canadiense agregó que el piano era un Fazioli 278 con un mecanismo de 4 pedales y por eso era único en el mundo. Según ABC, el instrumento estaba avaluado en 195.000 euros, equivalentes a unos 655 millones de pesos.

En el relato de Hewitt, ella manifestó que ese piano la acompañó en muchos conciertos y que si bien buscó la forma de que lo repararan, fue imposible:

“El piano, que fue inspeccionado por el ingeniero Fazioli, es irrecuperable. El marco de hierro se rompió, al igual que la mayor parte de sus estructura y sus movimientos (sin mencionar la tapa y otras partes de su caja). No tiene sentido, financiera ni artísticamente, reconstruir el piano. Se acabó”.

La pianista concluyó diciendo que ese Fazioli fue el “mejor amigo” y el “mejor compañero” que había tenido.

A continuación puedes ver la publicación de Hewitt y, en seguida, una foto del piano que quedó inservible: