Los empleados usan arneses de seguridad en su cuerpo para que los sostengan y así pueden dormir en las barras de metal. 

A pesar de lo incómodo y lo vertiginoso que es la torre, los trabajadores descansan sin temor a caerse en cualquier momento.

Incluso, en las imágenes se puede aprecia a un hombre que está profundo y acostado boca arriba sobre una de columnas de la torre.

“Ya que es realmente agotador subir a la torre, solo bajamos para nuestro almuerzo”, afirmó Xiao Jiang, trabajador de la planta eléctrica a medios locales, declaración que rescata el Daily Mail.  

Agregó que al principio le daba mucho miedo, pero gracias a los arneses de seguridad se fue acostumbrado a dormir a más de 50 metros de altura.

El clip fue compartido en la plataforma de videos cortos Kuaishou y se volvió viral: